26 may. 2016

Y entonces, tu excusa ¿es...?

Cuando vemos gente que lo pasa mal, pero verdaderamente mal, nos compadecemos, criticamos a los gobiernos de esos países, a nuestros políticos, a las mafias, a la meteorología, a la mala suerte, a... pero ¿qué más hacemos?

Una opción es ser voluntario de alguna ONG. Eso para mí tiene un valor y un mérito grandísimo. Sin embargo, en muchas ONG, especialmente las que están en otros países, no es eso lo que hace falta. Tienen gente, pero sólo les faltan recursos. O sea, dinero. Nuestro dinero. La buena noticia es que lo que para nosotros es poco dinero allí supone una gran ayuda.




Sé que hoy en día, como hay crisis, (casi) todo el mundo dice que llega justito a fin de mes, que no sobra nada. ¿Cómo voy a ayudar a otros cuando no tengo para mí, con la crisis que hay? Es un discurso absolutamente distinto del de antes de la crisis, porque entonces todas las personas con las que hablabas decían que iban sobradas, que no sabían qué hacer con el exceso de dinero mensual... ¿no? Pues no, claro que no. Eso no va a cambiar. Obviamente, a nadie le sobra dinero (a mí, al menos, no), y lo que propongo no es que des un poco de lo que te sobra, sino de que des un poco, a secas. Que si ganaras 20, 50 ó 100 € menos al mes seguirías teniendo el mismo estilo de vida, pero renunciar a eso puedes suponer un cambio radical en las oportunidades de alguien que vive a miles de kilómetros de ti

"Pero es que no tengo claro que el dinero de las ONG realmente vaya a donde debe". Pues investiga, preocúpate si tienes interés. Lo que está claro es que el dinero que no pones seguro que no llega. Hay miles de personas en diferentes ONG que están dedicando su vida a ayudar a otras personas sin motivación más que son seres humanos y que han tenido la mala suerte de nacer en el lugar equivocado, como te podría haber pasado a ti. Ya que no hacemos más, al menos ayudémosles económicamente.

De verdad, comprométete, aunque sea un poco. Busca qué ONG te convencen más y dona parte de lo que ganas (no de lo que te sobra) que vas a hacer mucho bien. Este proyecto, el de Bodouakro a través de Global Humanitaria, es uno en el que confío plenamente, pero si a ti no te motiva busca, que hay cientos de ellos.

Y no te limites a dar unas migajas, esfuérzate un poco. De verdad, te vas a sentir bien. Mi  mujer y yo colaboramos con varias, y cuando mes tras mes veo los cargos en el banco me genera una cierta satisfacción. No digo que con ello ya me considere el salvador del mundo (hay muuuuucha gente que hace muchísimo más) pero sí sé que es mejor que si no aportáramos nada. Y, por supuesto, hay meses que no sobra, pero no me lo planteo como algo opcional: es un impuesto solidario que me autoimpongo (valga la redundancia). 

Y así ya, tranquilamente, puedo seguir criticando a los políticos, las mafias, etc. :)

Y tú, ¿cuál es la excusa que te pones para no colaborar con una ONG? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario