18 ene. 2016

El cartero que siempre llama más de dos veces. (o de tres, o de cuatro…)

Qué fácil resulta ponernos en contacto con quien deseamos, ¿verdad qué sí?  Tenemos WhatsApp, Twitter, móvil… incluso el correo ordinario tan denostado últimamente sigue  funcionando para aquellos que prefieren la palabra escrita.

Pues venga, ahora imaginaos una aldea en medio de la nada, sin agua corriente ni electricidad,  con casas de adobe y donde el móvil es un lujazo y lo de las redes sociales mejor lo dejamos para otro día.

Sí, hablamos de Bodouakro, y os contaré qué hacemos para que esas cartas que escribís lleguen y lo que significa la correspondencia para los niños.

Primero, avisar a los padrinos y madrinas para que aquellos que lo deseen se pongan manos a la obra y escriban una bonita carta con fotos o dibujos incluidos a sus niños.
Y ya de entrada cuando aviso se produce el maremágnum. Primero, algunos la envían rápido. Segundo, los que lo dejan para el último momento y tercero, siempre siempre tengo algún despistado/a que cuando se han enviado pregunta  por la fecha limite porque no la recuerda. Jajajajaja, ¡me encanta tanta diversidad! Supongo que otros lo odiarían, no es mi caso, veo la implicación.Traduzco, registro y envío por email todas ellas.

Lo segundo es dar orden al “cartero” para que se vaya preparando, esté pendiente de la llegada de las cartas y una vez recibidas… corriendo a entregarlas.
Foto vía Aidén Calvo de Miguel.

Y lo tercero,  el tiempo. No hablo del  tiempo que emplearemos en llevar a cabo la actividad para que la comunicación entre padrinos-ahijados sea fluida, hablo del tiempo meteorológico de Costa de Marfil. En época de lluvias… ocurre lo que veis.  Este es el camino a Bodouakro, como bien suponéis, de asfalto nada de nada, tierra apisonada únicamente gracias al trasiego de gente y gracias. Lo que para nosotros supone un recorrido de media hora, se convierte en un viaje de casi tres allí. Os lo puedo asegurar porque lo he vivido, montada en la moto con mi compañero en viaje de vuelta a Daloa. No quiero recordar el dolor al bajarme ni los golpes de un casco demasiado grande para mi cabeza con los baches del camino… ¡me dolían hasta las pestañas!

Aprendí a valorar el trabajo de François y a dar gracias por tenerle ahí, dispuesto siempre a hacerlo lo mejor posible.
Foto vía Aidén Calvo de Miguel.
Cuando mi compañero aparece en Bodouakro los niños se dan cuenta enseguida que algo hay. Muchos padrinos me comentan que sus niños son muy serios, pero lo único que ocurre es que posan para las fotos.  Esto es lo que sucede cuando “el cartero” François aparece de improviso.

Las cartas se reparten y  los niños las leen y  escriben las respuestas a sus padrinos. Naturalmente esto no ocurre el mismo día, siempre hay algún pequeñajo que por algún motivo no ha ido al cole, así que nos tocará volver dos o tres o más veces a por ella.  Creo que François puede hacer el camino Daloa-Bodouakro, Bodouakro- Daloa con los ojos cerrados, en época de lluvia y sin meterse en un solo socavón.

Las cartas de los padrinos son una ventana al exterior para estos niños, les muestran otros mundos  con ciudades que buscan en el mapa de la escuela, les ayudan a pensar que también ellos quieren seguir estudiando (algunos quieren estudiar la profesión de sus padrinos) y les fuerza a escribir y leer mejor.
Foto vía Aidén Calvo de Miguel.

Ojala dentro de poco todos ellos deban esforzarse, eso significaría que cada uno recibe una carta o pinta un dibujo porque hay una madrina o un padrino implicado en su educación. Aunque tuviéramos que comprarle una saca a nuestro cartero particular. Aunque tuviera que “llamar” más de 10 veces.
Significaría el pleno apadrinamiento en Bodouakro.


8 comentarios:

  1. Madre mía. Si es de agradecer el trabajo que hace la gente que está allí. Bufff que riquras nuestros peques

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria. Esta es la realidad. Es justo que conozcáis la labor que hace nuestro compañero.

      Eliminar
  2. Yo que pertenezco al selecto club de los remolones que escriben a última hora valoro el trabajo de gente como Aidén, que siempre está encima nuestro. La verdad es que es de agradecer la labor tan increible que hacéis. Ojalá todos los niños tengan pronto madrina o padrino a quién escribirle la carta que tantísima ilusión nos hace recibir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego, por valorar nuestro trabajo y por reconocerte en tan selecto club. No sería lo mismo si tú no estuvieras en él.

      Eliminar
  3. Pues sí. Nosotros hacemos la tarea fácil: una aportación mensual que no nos desestabiliza. Aidén, Cris y François son los que realmente ponen toda la carne en el asador.
    Desde luego, es ese trabajo el que me inspira la confianza y las ganas de colaborar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanra, este es nuestro trabajo y lo realizamos lo mejor que sabemos y podemos. Pero no te quites merito, sigo diciendo que nosotros sin vosotros...poca cosa o nada podríamos hacer. ¡Y lo sabes!jejeje

      Eliminar
  4. Siempre me encantó vuestra implicación y lo partícipes que hacéis a los padrinos. Enviar y recibir estas cartas es una experiencia maravillosa. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ana, gracias a todos vosotros que estáis ahí empujando hacia delante esto es posible.

    ResponderEliminar