23 nov. 2017

Los enamoramientos

La primera vez que me enamoré de África apenas contaba diez primaveras. Ocurrió a bordo del Victoria, de la mano de Verne y acompañado por el doctor Fergusson, su criado, Joe, y un cazador escocés llamado Dick Kennedy. Juntos sobrevolamos el continente de Este a Oeste, desde la isla de Zanzíbar hasta la desembocadura del río Senegal en el Atlántico. Desde la seguridad de la barquilla de nuestro globo, en un viaje de cinco semanas, contemplamos puestas de sol como no hay otras, la belleza salvaje de parajes vírgenes, mares de arena y lagos tan inmensos como océanos.


Costa de Marfil
La segunda vez que me enamoré de África fue perdiéndome en el abismo insondable de unos ojos negros como la mismísima noche. Entonces ya contaba diecisiete primaveras. Su nombre era Alika, y en sus labios descubrí el sabor de la sabana nigeriana. Fue ella la que me presentó a Okonkwo, a través del que Chinua Achebe narra la influencia del colonialismo en la sociedad del África Occidental de finales del siglo XIX. Su obra es un referente educativo en escuelas de todo el continente africano hoy en día. Atrapado en el embrujo de Alika también conocí a Ugwu y Olanna, testigos del despertar de Biafra, un país que pudo ser y no fue, cuya historia me permitió asomarme al terror que la mayoría decide ignorar. Libros como El corazón de las tinieblas de Conrad o El fuego de los orígenes de Emmanuel Dongala relatan con asombrosa crudeza y maestría las sangrientas colonizaciones europeas del continente

La tercera vez que me enamoré de África contaba veinte primaveras. Por culpa de Shakespeare, Bernard Shaw y Terenci Moix quedé completamente prendado de Cleopatra. Mientras mis compañeros de carrera en la universidad dirigían la mirada hacia Europa y bebían los vientos por Afrodita, diosa del amor en la mitología griega, o Venus, diosa de la belleza en la mitología romana, mi obsesión por la última reina del Antiguo Egipto me abría las puertas del panteón egipcio. Hathor, Nut e Isis ejercieron de guías hacia los mitos y leyendas del continente negro. Desde entonces, muchas son las aventuras vividas. Recuerdo haber partido junto a Juan de Olid en busca del cuerno de un unicornio, haber explorado las minas del rey Salomón siguiendo a Allan Quatermain y haber aprendido historias de ngangas (brujos) acompañando a Paul Verheyen al Congo. 

La cuarta vez que me enamoré de África inauguraba el segundo año de la veintena. Fue en una librería de viejo en pleno corazón de Inglaterra, en Londres, ciudad desde la que, curiosamente, había iniciado mi primer periplo africano junto al doctor Fergusson más de diez años atrás. Casualidad o destino. Flanqueado por dos enormes tomos negros cuyos títulos no rememoro, me topé con un ejemplar de Reine Pokou, en el que Véronique Tadjo recrea la leyenda de Abraha Pokou, una figura casi mística en la cultura Baoulé y, en general, en todo Costa de Marfil. 

La quinta vez que me enamoré de África ya no contaba primaveras, y lo que me sedujo fueron el arrojo, la pasión, el empeño y la ilusión de dos mujeres que se dejan el alma a cada paso que dan. Las conocéis perfectamente. 


Costa de Marfil
Cada uno de los libros mencionados no es sino una piedra más el camino que me ha llevado a escribir las líneas que ahora leéis. Atesoro cada letra, cada palabra, cada frase, cada experiencia. 
He querido hacer este recorrido literario por dos motivos. En primer lugar, para destacar la importancia de la educación como pieza esencial en la lucha contra la pobreza que asola África. Solo a través de la enseñanza podemos romper las cadenas que atan a muchos niños a un futuro sin oportunidades. Y es tarea del conjunto de la humanidad lograrlo. Los niños, el porvenir del planeta, son responsabilidad de todos. La labor de Global Humanitaria en Bodouakro es un ejemplo de la trascendencia de la formación. En segundo lugar, para compartir las obras que me han traído hasta aquí. Si a mí sirvieron, también servirán a otros. Los libros ensanchan nuestro pequeño universo y nos obligan a enfrentarnos a realidades que, de otro modo, ignoramos. 

A continuación os dejo una relación con los libros aquí mencionados, directa o indirectamente. Para mí supusieron un antes y un después en mi relación con África. 

- Cinco semanas en Globo, Jules Verne
- Todo se desmorona, Chinua Achebe
- Hormigueros de la sabana, Chinua Achebe
- Medio sol amarillo, Chimamanda Ngozi Adichie
- Cleopatra y Marco Antonio, William Shakespeare
- César y Cleopatra, George Bernard Shaw
- No digas que fue un sueño, Terenci Moix
- En busca del unicornio, Juan Eslava Galán
- Las minas del rey Salomón, H. Rider Haggard
- El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad
- El fuego de los orígenes, Emmanuel Dongala
- La maldición del brujo Leopardo, Heinz Delam
- Reine Pokou, Véronique Tadjo 




No hay comentarios:

Publicar un comentario