14 mar. 2017

¡Larga vida a Bodouakro!

Awa tiene una mirada profunda, unos ojos perfectamente enmarcados por unos párpados achinados. Awa me mira con intensidad, con la intensidad de la vida en África, cada mañana al lado del ordenador desde el que escribo. 

Llego, abro el mail, me pongo un café y, en silencio, le doy los buenos días. Y esos ojos profundos me responden, incisivos, hablándome también en silencio de justicia social. 


Entonces le encuentro sentido a mi trabajo y se me pasa un poco el cabreo matutino que nos invade a las personas que odiamos madrugar. 

Esta es mi breve y diaria experiencia como madrina de Bodouakro. 
Esta y ver, leer, escuchar y hasta conocer en persona a algunos de los que formamos parte de esta aventura.

Aterricé en Global Humanitaria hace menos de dos meses, en el departamento de comunicación, con ganas e ilusión de poner un poquito de mí en este proyecto. Lo hice convencida porque creo en lo que hacemos. 

Más tarde aterricé en Bodouakro, esta vez como madrina, y entonces descubrí la otra parte: No soy solo yo la que cree en esto, 
sois, somos, muchos los que pensamos que unidos y con ganas las cosas cambian. Los que tenemos nuestra Awa particular a la que miramos a los ojos y con la que reafirmamos nuestro compromiso sincero de hacer de este planeta nuestro un lugar que sea lo más agradable posible. 


Somos muchos los que no perdemos la ilusión, el buen humor y las ganas. Eso también le da sentido a mi trabajo. 

Así que… ¡Larga vida a Bodouakro! 








Departamento de Comunicación



2 comentarios:

  1. Gracias por compartir tus sentimientos con nosotros. Un post precioso Marta.Cuando conozcas al resto de "la familia" te darás realmente cuenta de todo lo que hay detrás. Y te gustará, seguro. Somos clan.

    ResponderEliminar
  2. Pues fenomenal que formes parte de este equipazo y preciosa relfexión

    ResponderEliminar