27 nov. 2016

Tendiendo las manos se construye el mundo.

Hace un año empezamos esta aventura, sin saber cómo resultaría, ni idea de lo que nos depararía y con unas expectativas más que medidas.

Empezamos  “a las bravas”, con mucha ilusión, pero a las bravas. A los dos días de una comida solidaria, en la que se habló de la posibilidad de crear el blog, el padrino Juanra Doral se presentó en la oficina de Global Humanitaria en Madrid para hablar con Cristina y conmigo. Había creado Bodouakro blog, comprado el dominio y hecho mil cosas más.  Se creó partiendo de la idea de los padrinos y con la condición de que fueran ellos los que lo gestionaran y escribieran, como así ha sido.

En cuanto a Cristina y a mí, sólo deseábamos que quien quisiera pudiera leer e informarse del trabajo que venimos desarrollando en Costa de Marfil desde el 2006, y en mi caso, siendo la persona responsable del apadrinamiento, dar a conocer desde dentro y de verdad las gestiones que se realizan para que funcione, mostrar las dificultades con las que nos encontramos y poner un espejo para demostrar donde van a parar las donaciones de los padrinos y madrinas de Bodouakro.

Es evidente que todo esto no hubiese sido posible si no estuviese alguien realmente implicado detrás del Blog, y en este caso, desde el primer minuto estuvo Estefanía Díaz, Estefi para nosotros, la “enreda”, “la rubia lista”. Nos mueve, nos pide lo que necesita, las redes sociales para ella  son como un paseo por  el campo, las conoce y controla a la perfección y siempre se le están ocurriendo ideas nuevas.  No soy imparcial, lo sé, empezó como madrina desconocida y se ha convertido en esa clase de compañeros de viaje que son indispensables ya en tu vida, lo mismo que María Rubio y María Tejero, que siempre están ahí y  siempre dicen SÍ a mis llamadas. Paloma, a la que hemos tenido pintando bolsas solidarias hasta que se le han caído las manos, Gaëlle traduciendo el blog a francés, Fernando, Juanra, Inma, Paqui… son tantos como 137.

Sigo diciendo y pensando lo mismo, y comentándolo a quien me quiera escuchar. Somos la primera ONG española cuyos padrinos y madrinas se han unido para ayudarnos y dar a conocer la realidad de los proyectos en Costa de Marfil. Y sigo diciendo y pensando lo mismo, tremendamente orgullosa  de todos y cada uno de ellos.


El camino que recorremos no es fácil, para nada es fácil, pero seguiremos adelante. Con ellos, siempre con ellos, cuando flaqueemos sólo tenemos que mirar a los lados para verlos empujando y delante para vislumbrar la meta.

24 nov. 2016

Un año de blog y de dar voz a unos niños

Hace varios años que me uní al proyecto de Bodouakro. Bueno, al proyecto de ayuda a los niños (o sea, al futuro) de este pequeño poblado de Costa de Marfil. Desde el primer momento, vi en los ojos de Aidén y Cristina un brillo muy especial que me derribaba cualquier asomo de duda acerca de su honradez y compromiso con este plan. 




La parte de la confianza es la que me convenció para darme de alta como padrino. Cierto que eso no es muy difícil; ya colaboro económicamente, con cuota mensual, con Aldeas Infantiles, Médicos del Mundo, Médicos sin Fronteras, Unicef, Vicente Ferrer, Cruz Roja,... y alguna que me olvido. 



Pero fue la parte del compromiso que vi en ellas lo que me hizo dar un pasito más. Por eso puse en marcha esta página, para que sirviera de punto de referencia y a la vez poder dar la oportunidad de que todos los padrinos tengan su espacio para contar lo que quieran. Por suerte, además, pronto  Estefi agarró el testigo y se puso a machacarlo en redes sociales e impide que lo dejemos en el olvido. No, no tenemos millones de visitas mensuales, pero al menos conseguimos que tú nos leas. Y quizás, que te unas.

En definitiva, creo que el ser padrino de Global Humanitaria en Costa de Marfil, te permite sentir que algo haces por esas personas cuyo único pecado ha sido nacer donde han nacido. Y podríamos ser tú o yo. De hecho estamos viendo como en la actualidad hay miles de personas que hace un par de años tenían una vida como la tuya o la mía y hoy mendigan un trozo de suelo para empezar de cero... o ¡por debajo de cero! ¿Estás totalmente seguro de que es imposible que eso te ocurra a ti



¿Son 21€ suficientes para comprar tu paz mental? Pues no sé, pero la cuestión es que esa miseria realmente es útil para aquellos niños. La suerte es que el dinero se multiplica en esos países: primero porque el nivel de vida es infinitamente inferior, y segundo porque Aidén, Cris y todo el equipo exprimen al máximo cada euro que aportamos para convertirlo en nuevas oportunidades. 

Estamos bastante inmunizados con lo que le ocurre a otras personas, especialmente si viven muy lejos y más aún si son de otra etnia. Pero son personas, como tú y yo. ¿Imaginas la satisfacción de que una sola de ellas encuentre una oportunidad (en algunos casos incluso la diferencia es vivir o no) gracias a esa aportación? Pues ocurre.

Bueno, no me enrollo más, pero te hago un llamamiento. No te voy a pedir el nivel de compromiso de Aidén o Cris o toda la gente que sobre el terreno entregan su vida por este poblado. Ni siquiera el de los que desde aquí intentamos darle vidilla y que no decaiga. Pero sí te invito a que te unas. A que apoyes este proyecto con tus 21€/mes (o más, claro), que a partir del 2º mes se convertirá en un cargo más del que ni te darás cuenta. ¿Cambiaría mucho tu vida si te subieran el sueldo 21 €/mes? ¿O si te lo bajaran? Pues eso, créeme, esos 21€ en manos de Cris, Aidén y su equipo hacen el milagro, un milagro real en la vida de un montón de personas, y a ti no te afecta absolutamente en nada.



Gracias, si has llegado hasta aquí, y bienvenido/a al equipo. Y, por favor, haznos de altavoz, que falta hace.


20 nov. 2016

Nadie dijo que iba a ser fácil.

Bodouakro va a cumplir un año, bueno, en realidad va a hacer un año que nos estrenamos en las redes sociales. Las últimas entradas que leeréis en el blog serán las reflexiones de las personas que han hecho posible que lo estés hoy leyendo y nos conozcas.

Todo empezó en mayo del 2015 cuando celebramos una de nuestras comidas solidarias. Estábamos con los cafés y debatiendo sobre cómo podíamos dar a conocer los proyectos que con tanto esfuerzo Cristina y Aidén estaban sacando adelante, y sobre todo, cómo conseguir el pleno apadrinamiento en Bodouakro, que todos los niños del campamento tuvieran un padrino o una madrina y que así la vida de la comunidad fuera un poquito menos dura. Fue a Juanra al que se le ocurrió crear un blog, un blog donde estarían recogidos los proyectos, la información de cómo apadrinar o quiénes éramos algunos padrinos, porque una de las premisas era que nadie estaba obligado a nada, ni a escribir, ni a compartir…
Alfabetización en Baoulifla, Costa de Marfil

El proyecto en general me atrapó, las redes sociales me encantan, escribir no me disgusta… ¿Por qué no crear cuentas en las redes sociales y difundir? ¿Iba a ser tan difícil? ¿Qué cuesta un “me gusta” en Facebook o un “retuit” en Twitter? Pues cuesta, vamos que si cuesta, cuesta la propia vida, bueno, esto es una exageración, pero momentos de desgana he tenido. La verdad es que nos embarcamos en esta aventura y la realidad que estábamos viviendo no nos favorecía mucho, las mil campañas electorales, las cien elecciones, la crisis de los refugiados… muchos temas que comentar y denunciar que nos impedían abrirnos el hueco soñado. Pero no nos rendimos, seguimos adelante y muchos de los padrinos empezaron a escribir en el blog. Poco a poco el blog ha ido creciendo, no tanto como me gustaría, pero sé que acabará ocupando su lugar.

Los padrinos de Bodouakro somos una referencia en el mundo del apadrinamiento, no limpiamos nuestra conciencia ‘soltando la pasta’ una vez al mes. Aidén y Cristina han hecho nuestros los proyectos en los que tanto trabajan y, aunque no les debemos nada, ese esfuerzo en el que se dejan la piel se merece que se les eche una mano o dos. Así, “al son de lo tonto”, el blog va a cumplir un año, no lo estamos haciendo tan mal, ¿no? Y vamos a seguir dando “la chapa”, porque nuestro objetivo sigue siendo que la comunidad de Bodouakro sea un poquito más autónoma.

Desde aquí agradecer a Juanra, Aidén y Cristina el apoyo, y a todos los padrinos y amigos que difundís y dais a conocer nuestra acción.

Saludos.

17 nov. 2016

Despertando la solidaridad.

Hola a todos, querida familia y amigos de Bodouakro y demás lectores.

Soy Juan José Puértolas, coordinador de fundraising de Global Humanitaria. Llevo más de un año trabajando en Global Humanitaria y no dejo de aprender y de sorprenderme cada día.

En primer lugar quería contaros mi historia como padrino. Hace unos días estaba colocando la ropa en el tendedor. Hacía mucho frío, estaba congelado y de repente se me acercó Victoria, mi pequeña traviesa de 2 años y con su carita más dulce de bebé me dijo: Papá, ¿te ayudo?
Se me caía la baba ante tanta ternura y enseguida me di cuenta de que teníamos que cultivar la solidaridad, esa cualidad que todos llevamos dentro y que necesitamos despertar.

Automáticamente hablé con mi esposa Renata y le propuse apadrinar un niño en Bodouakro. No tardó ni un segundo en responder con un escueto y rotundo SÍ.

Así Victoria se convertía en una de las madrinas más jóvenes de Bodouakro.

Para comenzar nuestra andadura nos encontramos con la 7ª comida solidaria de padrinos y amigos de Bodouakro. Menuda sorpresa tan insólita en este mundillo. La comida estuvo bien, pero solo era un pretexto para pasar un rato agradable entre amigos. Acudieron más de 40 personas llegadas desde todos los puntos de España para compartir una tarde lluviosa en Madrid. Que fantástico y admirable. Eso si fue una sorpresa de la que aprender.

Ya han pasado 15 días desde la comida y todavía dura la resaca. Y no me refiero a la alcohólica, sino al legado y al impacto que ha generado esta comida: Nuevos padrinos y simpatizantes. Sí amigos, la gran familia de Bodouakro crece y cada vez está más unida.

Quien conoce a esta irresistible gran familia queda atrapada por sus encantos. ¡Y no es para menos! Qué puede ser más bonito que ayudar a los más necesitados y además pasarlo bien junto a un grupo de personas con los que compartes un sueño común.

Mucha gente adoraría pertenecer a un grupo social tan simpático y humano como este. Y desde aquí les digo que se animen a conocernos. Estoy convencido de que también se les despertará la solidaridad y se unirán con pasión a esta gran familia.



Ha sido el primer evento al que asisto y lamentablemente sólo he podido conocer a unos poquitos padrinos, pero con seguridad os acabaré conociendo a todos. Compartir un sueño te acerca a las personas y crea fuertes lazos de amistad. Lleva años ocurriendo entre los amigos de Bodouakro y personalmente me gustaría contribuir a fortalecer y cuidar este grupo para que trascienda y perdure entre nuestros sucesores.

Considero que tenemos la obligación moral de involucrarnos en la sociedad y contribuir para asegurar una vida digna a todos los seres humanos. Con pasión y orgullo podemos seguir despertando la solidaridad de nuestro entorno y juntos podemos hacer que esta gran familia continúe creciendo.

Cuantos más seamos, menor será el esfuerzo para mover la rueda y antes conseguiremos generar la inercia suficiente para que gire sola. Este es el gran reto, apadrinar hasta que un día nuestro pequeño Bodouakro se haga mayor, sea autosuficiente y se independice. Todavía queda un largo camino por recorrer, pero llegará este momento, es ley de la naturaleza.

Eso sí, después de conoceros, estoy seguro de que cuando llegue este emotivo momento y ya no seamos necesarios en Bodouakro, estaremos tan emocionados y unidos que nos embarcaremos en una nueva aventura. Y estoy convencido de que seguirá fluyendo la solidaridad por las venas de esta gran familia.

Muchas gracias a todos por vuestra calurosa acogida. Victoria, Renata y yo nos sentimos privilegiados y orgullosos de unirnos a este reto. Ánimo a todos, sigamos empujando y que la rueda no pare nunca.

Pasión y orgullo.

Juan José Puértolas
Coordinador fundraising de 

15 nov. 2016

A los padrinos de Bodouakro

Queridos padrinos de Global Humanitaria sobre el proyecto de Bodouakro.

Quería escribiros unas líneas para agradeceros el apoyo que habéis mostrado al participar en esta comida solidaria. Ha sido toda una alegría y sorpresa el ver vuestra respuesta ante la iniciativa de realizarla.

Para mí fue algo novedoso el ver la aceptación y la implicación  por parte de todos los padrinos que asistieron, dio lugar a una comida muy agradable. Pude conocer a varios de vosotros personalmente, como persona y como padrino involucrado en el proyecto, aunque me quede con ganas de más y se me hizo corta la reunión.
Mis sensaciones han sido muy positivas, no solo a nivel profesional. Ver cómo hacéis las cosas con gusto, de buena gana y no obligados, lo transmitís con creces en vuestros rostros. Me dio una impresión de positividad en todas las conversaciones mantenidas. Puedo decir que fue un gustazo estar con vosotros. Desde el punto de vista profesional, es un placer  ver personas tan involucradas y con ganas de querer hacer lo que está en nuestras manos y, a veces lo imposible, por poner nuestro granito de arena para ayudar a personas que no tienen ni lo imprescindible.

Ese punto humano es lo que nos caracteriza ante la indiferencia y ser conscientes de ello, es indescriptible. Sólo os puedo decir MUCHAS GRACIAS. 
Javier Gil y Aidén Calvo de Miguel.


Después de ver la acogida que tuvo, a la vez que se ayuda al proyecto, nos concienciamos aún más de lo necesario que es nuestra ayuda. Fue muy positivo ver la implicación que habéis mostrado hacia el proyecto de Global Humanitaria; sin vosotros esta iniciativa no hubiera sido posible.

Me reitero, muchísimas gracias por vuestro apoyo y espero volver a veros pronto y que esta pequeña familia siga creciendo.

Javier Gil
Director de comunicación de

8 nov. 2016

7ª comida de padrinos de Bodouakro

Desde luego, la diferencia de este proyecto de ayuda, el de Bodouakro, con el resto de proyectos y ONG es que existe una sensación de equipo entre todos los padrinos, y la clave es la forma en que Aidén y Cristina están gestionándolo. Esta diferencia es la que hace que con este proyecto esté involucrado personalmente, mientras que con el resto de ONG con las que colaboro simplemente aporto una cuota mensual (que bienvenida es). 


Cristina Saavedra y Aidén Calvo, las madres de este proyecto
Y una de las rarezas es la de organizar de vez en cuando una comida de padrinos y allegados para pasar un rato juntos, ver cómo van las cosas en aquel lejano pueblo y recaudar  un extra para los niños. 

La última fue el pasado sábado, 7 de noviembre, en el Restaurante La Notaría, en Madrid. Allí nos juntamos más de 40 personas (muchas caras nuevas), comimos (fantásticamente) y nos reímos (mucho).


Antes de la invasión

Además, aunque tratamos este proyecto como algo independiente, no olvidamos que es parte de Global Humanitaria, una organización que extiende su labor de ayuda en un montón de países necesitados. En esta ocasión tuvimos la suerte de contar en la comida con Javier Gil, su director de comunicación, y Juan José Puértolas, Coordinador Fundraising. Es tremendo el trabajo que realizan en un montón de lugares olvidados del mundo.
Con Javier Gil, director de comunicación de Global Humanitaria


Pero bueno, a lo que vamos, que es la comida :) El menú de La Notaría estuvo muy bien, el local muy cómodo y bien situado (junto a El Retiro) y, además, han donado una gran parte de la recaudación al proyecto de Bodouakro.









Deliciosa la comida de La Notaría

La verdad es que hace ya años que venimos celebrando este ritual periódicamente y se va creando un vínculo precioso entre los padrinos. Creo que esto es algo único, que no existe en absolutamente ninguna otra ONG. Yo no conocía a la inmensa mayoría de los padrinos hace años, y hoy en día a muchos los considero amigos. Es un gran trabajo el que Aidén y Cristina están realizando.

















Y ¿qué os parece nuestra última  incorporación? ¡Victoria ya es madrina!. Quizás el único caso en que la madrina es más joven que su ahijada :)
Victoria: nuestra madrina más joven
En definitiva, un día maravilloso (que algunos acabamos mucho después de que el día acabara), rodeado de personas generosas y entusiastas, enamorados del trabajo que Aidén y Cristina realizan, emocionados por los logros que estamos consiguiendo entre todos para aquellas personas que no nos conocen pero a las que les hacemos llegar un rayo de esperanza en sus vidas. Sí, al menos ahora tienen una oportunidad: tienen escuelas, comedores,... cosas básicas que a nosotros nos parecen tan habituales, pero que para ellos era algo impensable... ¡hasta ahora!



¿Y qué tenemos que hacer? Pues seguir creciendo, porque Bodouakro no acaba en Bodouakro. Hay muchísimo trabajo que hacer allí, muchas vidas que con esta poquita ayuda nuestra pueden cambiar radicalmente. A veces no somos conscientes de ese poder tan tremendo que podemos tener con sólo unos euros al mes. No nos damos cuenta de que cada persona de aquellas es exactamente igual que nosotros, con sus sentimientos, sus miedos, sus creencias, su pasado. Y con nuestro apoyo, pueden tener futuro.
¿Nueva madrina? ¡Ojalá!


¿Te unes? Espero verte en la próxima comida. Y créeme, te vas a divertir :)