29 mar. 2016

La niña de la que nunca me canso de hablar, Akissi

Paqui Bleda cuenta en la web de Global Humanitaria su experiencia como madrina de Bodouakro. Uno de los textos con más sentimientos que han escrito nuestros padrinos. Cómo no también lo recogemos en nuestro blog. Leed:

"A ti, que me lees en este momento…..

Es muy difícil explicar en unas líneas, quizá la historia más bonita de mi vida, la cual a veces pienso que no merezco.

Desde la adolescencia siempre quise respirar diferente a los demás o por lo menos de la misma manera de aquellos que luchan por la justicia, la igualdad y valoran de corazón los derechos humanos.

Hace un tiempo quise darle un giro a mi vida y no hubo mejor regalo de reyes… Descubrí aquel número de teléfono y detrás de él la voz de nuestra hada madrina!  Nunca hubiera imaginado la bienvenida tan calurosa y la aceptación que tuve ante tal proyecto.
Paqui Bleda.

Enamorada de todo lo que había detrás de esa llamada decidí tirar para adelante y adentrarme en este mundo tan mágico.

No recuerdo exactamente el tiempo que pasó hasta que me dijeron quien sería, pero mientras tanto mi mente e imaginación  se hundían en una tormenta de preguntas y pensamientos…. ¿Cómo se llamará? ¿De qué color tendrá los ojitos? ¿Y la forma de su naricilla?  ¿Cómo será?.....

Y llegó probablemente lo más bonito que tengo hoy día, mi fuente de inspiración… la niña de la que nunca me canso de hablar, Akissi.

No puedo expresaros la emoción que sentí al recibir su primera cartica con faltas de ortografía y su letra aplastada como un acordeón…. ¡Ingenua de mí! Al no pensar en que estaba empezando el colegio por primera vez y que todo esto podría superar a una niña de tan solo cinco años.

Es maravilloso saber de Akissi cada poquito tiempo, de los demás niños , de nuestro cartero que no le importa mover cielo y tierra para que las cartas lleguen a su destino cuando no hay colegio, de los maestros que hacen posible la educación de nuestros niños y de sus familias que nos brindan el privilegio de poder ayudarles.

Cuando eres madrina como es mi caso ya no solo ves esto de una manera individualizada sino de manera colectiva, llegas al punto en el que todo y todos te preocupan sin hacer distinción alguna, porque luchando todos juntos se consiguen cosas más hermosas.

¿Existe la magia? Sí, y lo digo convencida, se llama Bodouakro. Este proyecto lo conforman  auténticos ángeles de la guarda, mis compañeros de camino y aquellos que comparten esta inquietud como si fuera el primer amor, los padrinos, a ellos mil gracias.

Esta ensalada de emociones consigue animarme para tirar hacia delante con todo lo que venga, me hace ser mejor persona , ver el mundo de otra manera y sobre todo seguir creyendo que no vivimos en un mundo de máquinas sino de corazones.


Si los más fuertes no ayudamos a los más vulnerables ¿Qué nos queda?"


Paqui Bleda.

28 mar. 2016

Mi humilde aportación para Bodouakro

Hola a toda la gente de bien.

Soy Mamen, y no creo que importe demasiado mi biografía, porque en la vida nos definimos no por lo que somos, sino por lo que hacemos.

Llevo desde hace muchos años siendo voluntaria en Malawi, formo parte como socia fundadora de la ONGD "Andalucía por Un Mundo Nuevo", y eso es lo único que quiero que sea mi curriculum vitae cuando me vaya de este mundo. Lo mejor que pueden decir de una persona es eso, es una buena persona o, por lo menos, lo intentó.

En mi casa siempre escuché desde niña: "donde caben dos en la mesa, pueden caber tres". Así se ha ido conformando la que yo llamo "mi familia", porque lo es, todos y cada uno de ellos.

Mis hijos, Maryna y Javier; mi hijo de adopción, Clint Sebastián, de Kerala, India; mi pequeño Noel, de Malawi, y ahora Ahou Anastasie de Costa de Marfil.

Nuestra familia se conforma como véis como ese libro tan maravilloso de Francesc Miralles y Álex Rovira, Un corazón lleno de estrellas, que, de paso os recomiendo leer.

El poder ilimitado del amor, ése que está en nuestras manos y en nuestros corazones.

Orfanato St. Mary Rehabilitation Center, en Dowa, Malawi
El amor es una conquista constante, por eso os animo a todos los que leáis este humilde escrito a que seáis conquistadores constantes y eternos, que llenéis vuestro corazón con los nombres de estas niñas que apadrinamos desde la distancia, pero tan cerca si las asumes como familia.

Termino con estas palabras de un referente para mi, Erich Fromm

"Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas".

Gracias Bodouakro, ya estoy con vosotros, ya sois de mi familia.

Mamen

16 mar. 2016

Juanra y Lidia "¿La mayor alegría? Ver que poco a poco la familia de padrinos se va incrementando"


Global Humanitaria recoge el testimonio de nuestro padrino Juanra como muestra de implicación, de cómo "todos sumamos más" y es posible. Estamos muy contentos por ello y aquí os lo traemos también, no podía ser de otra forma. 


"Juanra y Lidia
"¿La mayor alegría? Ver que poco a poco la familia de padrinos se va incrementando"

Juanra, madrileño y padre de tres hijas, es padrino junto con Lidia, su mujer, de Kouame, un niño de 10 años, y de Habi, una niña de 7 años, que viven en Bodouakro, en Costa de Marfil. Pero no solo eso. Junto con otros padrinos que colaboran con Global Humanitaria en Costa de Marfil, ha creado bodouakro.org, un blog en el que comparten sus vivencias. 
Lidia y Juanra

"Cuando me involucré con el proyecto de Bodouakro lo hice porque vi a dos personas absolutamente comprometidas con ello, Cris (Cristina Saavedra, responsable de proyectos en Costa de Marfil de Global Humanitaria) y Aidén (Aidén Calvo, responsable de apadrinamientos de Global Humanitaria en Costa de Marfil).

"Ellas dos hablaban de un pueblo, y sobre todo unos niños, con mucha necesidad pero que estaban fuera absolutamente de los focos "mediáticos", explica. "Sé que no son los únicos, pero también sé que ésa puede ser la excusa para no hacer nada."

Juanra es el director general de facilisimo.com, una plataforma para el intercambio de conocimientos, recuerdos, habilidades en el ámbito del bricolaje, el hogar y los estilos de vida, y esa experiencia le sirvió a Juanra para ayudar al proyecto de Global Humanitaria en Costa de Marfil. "Yo vivo de Internet y entiendo que es una buena forma de poder impulsar cualquier idea, pero para ello debe haber un lugar de referencia, una web a donde poder dirigir a las personas interesadas y en donde poder ir plasmando las ideas, vivencias y sentimientos alrededor del proyecto de ayuda." Juanra, junto a otros padrinos, presentó la propuesta a las responsables del proyecto y tuvo buena acogida, "pero era difícil materializarla por falta de tiempo de todos".

"Al final, decidí ponerlo en marcha, comprando los dominios y haciendo la versión básica, y ya había nacido bodouakro.org :0)"

Tal como señala Aidén Calvo: "Este proyecto de Bodouakro nació de los propios padrinos", y en ello reside su fuerza y su interés. Además del blog, los padrinos también han creado y administran cuentas sociales en Facebook y Twitter para el proyecto de Bodouakro en las que se comenta sobre apadrinamiento, sobre actualidad de Costa de Marfil y como plataforma de información y denuncia a favor de los derechos humanos. 

Juanra está muy satisfecho de la buena acogida de este proyecto: "Todo está en evolución constante", explica, "y está sirviendo de plataforma para expandir el proyecto de Bodouakro".

"La verdad es que es absolutamente pequeño el esfuerzo e inversión que ponemos comparándolo con el beneficio que causamos, así que la idea es que esto sea sólo el principio y pronto podamos incorporar otros proyectos, porque, desgraciadamente, lo que no falta es gente necesitada."

Este padrino no duda sobre la mayor recompensa que recibe de este esfuerzo: "¿La mayor alegría? Ver que poco a poco la familia de padrinos se va incrementando y que aquellos peques pueden tener un poco más de esperanza gracias a ello."


Juanra y Lidia son dos de los padrinos de Costa de Marfil que apoyan nuestra campaña a favor de la igualdad de género con el apadrinamiento de niñas. ¿Quieres sumarte?"

14 mar. 2016

Hoy charlamos con... María (uno)

Dejo a Juanra y me voy a comer con María, una de las “Marías de Bodouakro”. Sí, tenemos cuatro.

Os voy a contar un secreto: junto con Aidén es la avanzadilla, la que le acompaña a buscar restaurantes para nuestras comidas solidarias (la que cuando Aidén la avisa sobre un nuevo evento siempre dice “si tú me dices ven, lo dejo todo” y la que  lucha igual que ella con los dueños de los restaurantes para que la parte solidaria de los eventos sea la mayor posible). 


María Tejero
Hemos quedado a comer porque la excusa es probar vinos y vamos a catar varios. Veremos cómo salimos de ésta…

Tiene una mirada risueña de las que te cuentan que debe tener un corazón enorme. Nos damos dos besos al encontrarnos y rápido tomamos posiciones. Enseguida nos ponemos a hablar de nuestros niños, ella también ha recibido correo de Aidén y entre las diferentes fotos que nos ha enviado hay unas en la que a François se le ha ocurrido hacer, donde los niños portan unas pizarras y nos saludan. La verdad es que mola mucho “¡qué detallazo! Este chico (François) se lo curra. Tiene que ser muy empático para que se le ocurran cosas así”. Asiento. “Bueno es que todos son admirables, fíjate en Cristina es de las pocas personas que conozco que se arriesgan a quitarse toda venda de los ojos. Con todo lo que ha debido vivir, sigue ahí incansable y al pie del cañón para mostrarnos a ese gran desconocido que es África.” Me cuenta que estuvo de erasmus en Roma y que allí en la estatua del Nilo en la Fontana dei Quattro Fiumi, el Nilo se tapa la cabeza… hay distintas versiones sobre los motivos, como el desconocimiento que se tenía sobre él por entonces. Cree que esa imagen refleja lo que representa África para nosotros que nos tapamos los ojos por miedo a lo que nos podemos encontrar.  Y así de pronto,  pienso qué tiene mucha razón.


Vamos por el segundo vino y he decidido dejar de anotar los nombres. Estoy tan metida en la conversación que si ahora me dieran aguarrás también me lo bebería. Tuvo una infancia feliz y se nota. Se alegra de haber nacido en una época en que aún podía jugar en la calle “donde tu mejor aliado era la imaginación” por eso sueña con poder volar. Aún conserva esa inocencia de la infancia que a veces es necesaria.

Seguimos hablando de Bodouakro y de cómo los padrinos estamos consiguiendo que la vida de los niños y la de la comunidad sean más sencillas. Pero claro, esto es gracias a Aidén que según ella nos revoluciona con su cercanía, transparencia, con su sentido del humor y, sobre todo, con su calidad humana…


Quinto vino, me planto. De aquí salimos cantando el “Hakuna Matata” porque aunque no hemos arreglado el mundo me quedo con la sensación de que hoy he conocido a alguien especial que está siempre que se le necesita y eso es de agradecer. Porque en este barco cuando las velas no tiran remamos con más fuerza.

8 mar. 2016

África: La labor del periodismo con los pies

La semana pasada tuve la suerte de escuchar a Xavier Aldekoa durante la entrega del Premio iRedes Letras Enredadas, “por su pasión por el periodismo de calidad, centrado en las personas”. Para quienes no le conozcáis, Javier es corresponsal en África para La Vanguardia y Autor del libro “Océano África”. Me gustaría compartir con vosotros su discurso, en el que dedica el premio a las millones de personas "que cuando todo se hunde a su alrededor intentan arriesgarse a ayudar a los demás, intentar vivir en paz y, en definitiva, ser seres humanos". 

También reivindica el periodismo con los pies, un periodismo que significa ir a los sitios a intentar escuchar y comprender, un periodismo que tienda puentes. 




Al escuchar el discurso me vino a la mente esos periodistas que trabajan con los pies por hacer un mundo mejor, sin fronteras y sin mirar hacia otro lado. A todos ellos: ¡gracias!

Artículo escrito por la madrina María Tejero

7 mar. 2016

Hoy charlamos con... Juanra



Juanra Doral

Hoy he quedado a desayunar con Juanra. Es sábado y el sol calienta la terraza donde hemos quedado. Llego un pelín tarde, cinco minutitos de nada, y ya está esperándome. Me recibe con su sonrisa, y es que Juanra es de esa gente que siempre anda sonriendo,  tengo la sensación de que es de esos tipos que consiguen que la vida de los demás sea más fácil.

Sobre la mesa: un cola-cao, “El nombre del viento” de Patrick Rothfuss y una peli, que le ha comprado a sus hijas, “Moulin Rouge". 
-¿y esto, Juanra? 
-Mis hijas que la han rayado de tanto verla. (sonríe)


Estamos en una terraza donde hay música ambiente y al son de la “Bohemian Rhapsody” de Queen empezamos a hablar sobre nuestro blog. 


Él es el artífice de que podamos leerlo. Le propuso la idea a Aidén y a Cristina y ellas no dijeron que no. Sin que nadie me lo ofreciera me apunté al carro para echar una mano porque a veces tengo épocas en las que las ideas fluyen con mucha rapidez y tengo que expresarme como sea, sobre todo por miedo a que me de un “chungo”.  Entre mi poca paciencia y que soy como un torbellino, este buen hombre tiene que aguantarme, pero me pone firme, ¿eh? no os creáis que se calla. 


Suenan nuestros móviles a la vez, correo de Aidén, que no descansa ni los fines de semana y como bien dice Juanra es como una hormiguita, constante, que está continuamente pensado en nosotros y en Bodouakro. Así es casi imposible que algo salga mal. Hemos recibido carta de nuestros ahijados y nos enseñamos las fotos. Yo no puedo saber qué es lo que Khoissan me cuenta aún porque hasta que no llegue a casa y pille mis apuntes de francés y el diccionario no podré traducirla, cosa menor si lo comparamos con el currazo que se pega François que según Juanra “obra milagros” en el campamento. Campamento que está en “un continente desconocido, olvidado, tan injustamente gobernado que impide que sus gentes sean felices”, añade. No le falta razón (le contesto) pero al menos ahí estamos nosotros y como nosotros muchos que arriman sus hombros para que estas personas tengan un presente más llevadero. Asiente y me pone como ejemplo a Cristina, “guerrillera, soñadora e idealista. La ‘llama’ de Bodouakro.” Está seguro de que liderará muchos más proyectos y que tendrá éxito. Y ahí estaremos ‘los padrinos’ a los que nos define como: personas normales que, a falta de dar nuestra vida por los demás, al menos dedicamos una pequeña parte de nuestro dinero a llevar un poco de esperanza a los peques.


Se acerca el mediodía  después de tres cafés, sí, yo he tomado café. Nos despedimos y mientras me voy a buscar a María, otra madrina con la que he quedado a comer, pienso que he desayunado con un hombre que tras esa sonrisa perenne, que fue feliz en su infancia con sus cinco hermanos  y sueña con ser libre, en esta vida tiene la misión de  proteger y ayudar a los que le rodean.

3 mar. 2016

¿Qué se debate?

Vi al padre Ángel ayer en la tribuna de invitados del Congreso de los diputados escuchando al candidato con más cara de resignación que de esperanza.

Mientras el ponente defendía la necesidad de pactar tres para echar a uno, el mensajero de la paz seguramente pensaba en los niños que el día anterior lloraban de dolor en la frontera macedonia. Dolor de frío, dolor por agotamiento, dolor por el desarraigo y dolor por el gas que la policía fronteriza había descargado en sus lacrimales.

El día que pudo, contó el padre Ángel a García Ferreras que cuando fue a ver a políticos de todos los colores y les pidió ayuda para los refugiados, salió de las reuniones con tarea: “ayúdenos usted”, le respondieron.
Y se le quedó esa cara que ayer, dos semanas después, aún tenía.
Y se fue al Congreso, a saber de qué hablan los que deciden. 
¿Y de qué hablan? De lo importante, no.